TOP ES

Cómo ser feliz

Cómo recuperar la sonrisa en 1 minuto

Técnica 1: pequeñas cosas que nos hacen sentir GRANDES

Pequeñas cosas que, cuando pones toda tu atención en ellas en vez de hacerlas sin pensar, te hacen más feliz instantáneamente.

Escribir un diario y decorarlo

Escribir un diario

Es una sensación maravillosa que aprendimos de pequeñas y perfeccionamos de adolescentes y adultas. No hay nada como comprar un diario nuevo, abrirlo por primera vez y empezar a escribir lo que se nos pase por el coco. Sentadas, con un té y unos colores hacemos de ese librito una pequeña expresión de nosotras mismas. ¿Lo hacéis?

Comer cualquier cosa que tenga crema pastelera. Incluyendo una cucharada de crema pastelera.

Crema pastelera

Aplíquese también a chocolate, Nutella, nata, nata montada, crema inglesa… y cualquier maravilla repostera ultra densa y mega calórica que te haga más feliz. No es que lo vayas a comer a diario, pero, amiga, una vez a la semana por ejemplo no sólo es delicioso y feliz si no SALUDABLE. Sobretodo mentalmente saludable. Y eso es importante.

Quedarse dentro cuando el resto del mundo está batallando contra la tormenta. Ganas puntos felices extra si llevas el pijama y tomas un chocolate caliente.

Día de lluvia

No es que estemos siendo desconsideradas con el mundo, pero TODAS hemos sentido ese calorcito en el corazón cuando sabemos de nuestra fortuna al poder estar en la cama, el sofá o la bañera en un día de frío y tormenta. Sobretodo si es un lunes y no vamos a trabajar/estudiar.

Quitarse los zapatos de tacón al llegar a casa tras un día trotando sobre ellos.

Zapatos de tacón

Esto es un placer físico. Parece que nos los ponemos sólo para disfrutar el momento de quitárnoslos. Atenta la próxima vez que lo hagas, no podrás evitar la sonrisa.

 

Técnica 2: Estar Presente.

Hoy os propongo un ejercicio muy sencillo que me gusta hacer casi a diario (cada vez que me acuerdo) y que hace que me reconcilie con el mundo cuando no me siento demasiado bien o contenta con cómo van las cosas. O incluso si me siento bien pero quiero sentirme extra bien. Esta es la práctica del “Estar presente”. Prestad atención a esa frase porque quiere decir mucho. Estar presente es la clave más importante para recuperar la felicidad y el bienestar en un minuto. Hablaremos más sobre este tema pero en resumidas cuentas “Estar presente” quiere decir vivir al máximo disfrute tu vida en cada instante sin perderte detalle. Te pongo un ejemplo:

Muchas veces cuando estamos en el trabajo haciendo algo particularmente aburrido o limpiando el polvo estamos a desgana. Es una sensación de no querer estar presente, es decir, hacer la tarea con la mente en otro sitio, deseando con todas nuestras fuerzas que no estuviéramos haciendo eso en ese momento, deseando estar en otro lugar, haciendo otra cosa. Mientras tanto eso que estás haciendo queda muchas veces mal hecho, te hace sentir mal y si te das cuenta has perdido 30 minutos o 6 horas de tu vida que nunca más van a volver. No has estado presente en esa media hora o 6 horas de tu vida. Multiplica por una semana, un mes, un año… y te estás perdiendo una gran parte de tu vida. Lo peor es que pensamos que no importa porque esas horas eran aburridas, pero ¿has pensado que estando presente podrías descubrir cosas durante esas horas o incluso estar presente te ayuda a decidir lo que tienes que hacer para cambiar esa situación?

No te voy a discutir que los momentos de felicidad y diversión son muchísimo mejores y TODOS debemos poner el máximo esfuerzo en hacer que nuestra vida se componga principalmente de esos momentos; pero eso es otro tema y esa meta se consigue en varios pasos – uno de ellos siendo el de Estar presente -, tomar riesgos, salir de nuestra zona de confort, etc. Así que como ‘Estar Presente’ es nuestro mantra de hoy y uno de los pasos para vivir nuestra vida más a gusto y no perdernos ningún momento vamos allá con ello.

Hay cosas en la vida que se tienen que hacer, queramos o no, como limpiar el polvo. Si te disgusta muchísimo, estar presente te puede hacer darte cuenta de lo bueno que pasa cuando limpias el polvo: después estará todo limpio, estás haciendo una actividad física, puedes hacerlo con música, estás cuidando de tus cosas y, por qué no, qué pasos debes seguir para asegurarte de que en un futuro próximo ¡puedas pagar a alguien para que te ayude con las tareas que te disgustan!

Puede parecer ñoño pero muchas veces cuando estoy haciendo algo que de verdad me cuesta pienso en el hecho de que mi cuerpo está sano y me permite hacer esas cosas, que me puedo valer por mí misma y que en ese momento – si es así – no me duele nada ni estoy preocupada por cosas realmente graves. Eso me lleva a pensar en las otras cosas buenas que me están pasando y todo junto me pone en un inmediato estado de AGRADECIMIENTO. Y ese, queridas mías, es el estado de la sonrisa. Repito, ¿parece ñoño? Piensa ¿por qué le ponemos la etiqueta de ñoño a algo TAN importante y sencillo? Disculpas, mundo, pero de ñoño no tiene nada, sobretodo para todas aquellas que sabéis y habéis pasado por situaciones realmente difíciles. Damos por hecho la salud y la autonomía cuando, en realidad, son un regalo. Pensemos en ello de verdad, no como “Sí, Ximena, ya sé que debería estar agradecida de que estoy bien, pero es que aún así esto y aquello me molesta”. Tienes todo el derecho del mundo, nadie puede estar feliz y agradecido todo el tiempo, y darte cuenta de lo que de verdad te disgusta es el primer paso para cambiarlo, pero en el camino acordémonos de sonreír al pensar que podemos alcanzarlo.

Hoy te pongo una tarea: durante el resto de la semana, cada vez que tengas que hacer algo inevitable pero que no te gusta, trata de estar presente y toma la decisión: puedes hacerlo con desgana, amargarte y perderte esos minutos u horas de tu vida, o puedes estar presente y hacerlo lo mejor que sepas, quizás de una nueva forma y tratando de hacer una diferencia para tí y para los que tienes alrededor. Después cuéntame la diferencia y qué sientes. Hay días que estarás cansada o te sentirás mal físicamente o triste por algo muy concreto, todo esto está bien, tampoco debemos negar la tristeza o el malestar porque son signos normales y saludables de nuestras vidas, lo que debemos vigilar es que no estemos en un estado crónico de disgusto, tristeza o malestar.

¡Feliz mitad de semana, Deseos!

 

, , , , , ,